No hagas cosas estúpidas por un mes

cambiar hábitos

Para aquellos de vosotross que estéis sufriendo, os podáis sentir algo amargados y/o resentidos por el lugar en el que se encuentran vuestras vidas, haceros esta pregunta:

¿Qué cosas estúpidas he estado haciendo que están perdiendo mi tiempo y energía?

Si estás dispuesto a ser honesto, apuesto a que puedes encontrar al menos 5–10 cosas que puedes dejar de hacer para mejorar tu vida.

¿Pasas demasiado tiempo en las redes sociales?
¿Pasas demasiado tiempo jugando videojuegos?
¿Encuentra una necesidad compulsiva de mirar pornografía y masturbarte?
¿Pasas demasiado tiempo navegando en youtube, viendo videos aleatorios e inútiles que no tienen ningún valor para ti?
¿Tu dieta solo consiste en comida poco saludable? ¿No estás siendo cauteloso con tu consumo de azúcar?
¿Te sientes demasiado perezoso o desmotivado para ir al gimnasio o salir a correr?
¿Te entregas a hábitos que destruyen tu cuerpo? ¿Toma alcohol en exceso y fuma cigarrillos a menudo?

Esto no quiere decir que nadie debería hacer nada en esta lista. De hecho, nos involucramos en algunas o en la mayoría de estas actividades porque nos brindan una satisfacción momentánea. Nos hacen felices por un corto período de tiempo y nos permiten distraernos del estrés y la ansiedad que enfrentamos en nuestra vida cotidiana.

No se espera que ninguno de nosotros abandone estas actividades y se esfuerce por vivir como un ser humano perfecto, saludable y productivo. Ciertamente podemos esforzarnos por convertirnos en versiones ideales de nosotros mismos, pero esperar que se realicen cambios radicales después de años de construir y disfrutar de los efectos de estos hábitos poco saludables no es realista.

El mayor error que las personas cometen cuando tratan de deshacerse de sus malos hábitos es cargarse con un régimen con el que incluso el soldado espartano más fuerte lucharía.

Se vuelven demasiado celosos con el impulso y la adrenalina que acumulan, terminan tiranizados a sí mismos con horarios rigurosos e irreales, lo que inevitablemente provoca un agotamiento y abre la puerta a los malos hábitos para que regresen con una venganza.

Muchas personas pierden la motivación y abandonan sus iniciativas después de unas pocas semanas o incluso un mes. Esto puede aplastar la confianza en sí mismo y dificultar que las personas vuelvan a intentarlo. ¿Por qué intentarlo cuando los resultados probablemente sean los mismos?

En lugar de analizar por qué fallaron, se ven a sí mismos como fracasos inherentes y pierden la confianza en sus propias habilidades para cambiar sus propias vidas.

Las personas han de tener más fe en sí mismas. Todos tenemos la capacidad de cambiar y mejorar nosotros mismos, es solo que hemos estado abordando nuestros problemas de manera incorrecta.

Nunca hemos establecido un plan para nosotros mismos, adquiriendo compromisos adecuados y nos hemos cargado con demasiados cambios en un intervalo de tiempo demasiado breve.

Puede que la mejor solución para cambiar tu vida y destruir todos los malos hábitos que has adoptado es desarmarlos uno por uno. Tenemos que enfrentar cada mal hábito de uno en uno, y la mejor manera de hacerlo es centrar tu atención en cambiar un aspecto de tu vida.

Crear un hábito clave ayudará a eliminar los otros hábitos que te gustaría borrar de tu vida y creará una base sólida que te facilitará crear nuevos y más saludables hábitos.

Por ejemplo, el hábito de hacer flexiones en casa. La idea de unirse a un gimnasio puede estresar por los detalles técnicos.

¿Está muy lejos el gimnasio? ¿Cuánto cuesta darse de alta? ¿Iré por una semana y terminaré perdiendo dinero? Ni siquiera sé cómo usar las máquinas o las rutinas que puedo hacer para mi entrenamiento. ¿Qué pasa si me veo estupido y despistado? ¿Y si la gente se burla de mí en sus cabezas?

Ahora no tienes que preocuparte por ninguna de estas preocupaciones financieras o sociales. Simplemente comienza en casa y establece una meta para ti. Reserva un tiempo cada día (tal vez de 30 minutos a una hora) solo para completar este hábito. Establezca el objetivo alto pero no demasiado alto.

Si solo puedes hacer 1 a 2 flexiones seguidas, solo puedes hacerlas y descansar. También puedes felicitarte, hiciste 1–2 más de lo que has hecho antes. Esto te pondrá de buen humor y te alentará a tratar de hacer al menos 1–2 más.

En ningún momento, encontrarás que puedes hacer tal vez 10-20 en un día. En poco tiempo, podrás hacer 10–20 seguidas, y tus conteo diario puede aumentar a 100. Lo mejor es que obtendrá las recompensas extremadamente rápido. Comenzarás a notar que no te sientes tan cansado o dolorido cuanto más haces las flexiones.

Los pequeños pasos, la paciencia y el estímulo te ayudarán a desarrollar este hábito.

Una vez que haya adquirido este hábito clave, ¿sabes qué pasará? Reconocerás que tienes la capacidad de cambiarte a ti mismo y comenzarás a buscar otras partes de tu vida que puedas arreglar.

Comenzarás a examinar críticamente qué partes de tu vida pueden trabajarse. Tal vez pasar menos tiempo tirado en el sofa todo el día mirando Netflix o Youtube.

Tal vez necesites irte a la cama una hora antes para poder sentirte más energizado al día siguiente. Tal vez necesites comenzar a aprender a cocinar en lugar de comer comida china o pizza para la cena.

Las cosas que necesitas arreglar en tu vida se pondrán frente a ti. Con un hábito clave en su lugar, puedes comenzar a vincular ese hábito con otros hábitos.

Después de 10-20 flexiones, ¿por qué no leer una página o dos de un libro? ¿Por qué no escuchar un podcast o un video educativo de Youtube mientras haces flexiones? ¿Por qué no escribir algunas palabras sobre tu experiencia después de hacer las flexiones? ¿Por qué no tratar de meditar por un minuto o dos y ver cómo es la experiencia? ¿Por qué no dar un paseo por la manzana o barrio?

Además, para ayudar a disminuir el tiempo que dedicas a los malos hábitos, puedes decirte a tí mismo que no participarás en ciertas actividades hasta que termines algo que te resulte productivo. De esta manera, no tienes que sentirte culpable por haber aceptado algunos de los que denominas “malos hábitos” y, en cambio, considerarlos como recompensas.

Por ejemplo, puedes decirte que terminarás tus flexiones y leerás un par de páginas de un libro antes de ver un episodio de tu programa favorito de Netflix o navegar por Instagram. Ya que has terminado todo lo que te dijiste que terminarías, ahora puedes recompensarte y abstenerte de tiranizarte al no permitirte divertirte.

Sin embargo, tendrás que ser justo al evaluar cuánto se le debe recompensar por el trabajo que realizas. Si solo haces entre 5 y 10 flexiones y lee 2 páginas de un libro, no debes estar atracado en Netflix. durante 3 horas. Tal vez un episodio puede ser justificado.

Si quieres más, tienes que trabajar más duro. Tarde o temprano, encontrará que los programas de Netflix que usó para encontrar tanta alegría le darán rendimientos decrecientes.

¿Por qué? Porque empiezas a pensar en cuántas otras cosas podrías estar haciendo en su lugar. Empieza a pensar en las otras partes de su vida que puede cambiar una vez que comience a ver las mejoras incrementales que aparecen a partir de sus hábitos clave.

Otra variación de la pregunta inicial:

“¿Qué cosa estúpida puedo dejar de hacer durante un mes que hará que mi vida sea un poco mejor?”
¿Qué tipo de hábitos te vinieron a la mente cuando te hiciste esta pregunta? Y luego hazte la siguiente pregunta:

“¿Estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario para dejar de hacerlo? ¿REALMENTE quiero mejorar mi vida o solo lo digo para sentirme mejor? “
Cuando crees en algo, lo representas. No importa lo que te digas a ti mismo y a otras personas. Hablar es barato. Las acciones realmente hablan más que las palabras.

Puedes decir lo que quieras, pero sabré lo que realmente crees basado en tus acciones.

¿Cuánto podría mejorar tu vida si dejas de hacer UNA sola cosa estúpida al mes?

¿Cuánto podría acercarse más a sus metas si solo dejaras de perder tu tiempo con actividades sin sentido e inútiles que te brinden placeres a corto plazo?

Hazte la pregunta mencionada con honestidad radical. Si quieres cambiar, eres la única persona que puede hacer que suceda.

Fuente: Traducción de “Don’t do stupid things for a month” de William Cho

Leave a comment

WordPress Video Lightbox Plugin